sábado, 2 de agosto de 2014

BODA MARTI & SANTI

 Las bodas de amigos del alma, despiertan lo mejor de ti, y así nacieron las miles de ideas que envolvieron la boda de Santi y Marta.


"Cuando un amor es verdadero sobrevive al tiempo. Pasarán los años y el destino los unirá de nuevo… Porque está escrito en tintas de colores… porque son un “ellos”. M&S "








 Un proyecto común, un día maravilloso y un mundo de detalles que tal vez para algunos pasaran desapercibidos, pero que son parte de ellos, de su “Gran día”


 Para sus invitaciones, realicé un sello sencillo y elegante con sus iniciales, el mismo que iría en los conos para los pétalos y el arroz de la ceremonia.

 A la llegada al recinto donde se celebraba el banquete, un camino de globos blancos, guiaban a los invitados. Dos caballetes con dos preciosos árboles presidían la entrada, en uno de ellos el “sitting” donde cada invitado descubría la ciudad en la que estaba ubicado. Realizado en papel corrugado, sobre un papel de acuarela, adornado con flores de tela y papel dorado.

Al otro lado, un árbol más especial si cabe, diseñado y creado en acuarelas y sobre el que los invitados dejaron una parte de ellos. Un recuerdo imborrable. Su huella.










“Flotando en la vida te encontré, y desde entonces navegamos juntos”







 En la entrada a los baños, una foto deliciosa de nuestros protagonistas cuando eran niños. Y dentro, un “kit de supervivencia” creado sabiamente por la novia.



  Los meseros eran fotografías de ciudades que había plasmado nuestro novio y fotógrafo Santi. A modo de dibujo, con el número en madera y sobre un centro de mesa creado con cuerda de rafia fina, flores e hilo.



















 El regalo de las mujeres venía en una bolsa de papel craft decorada con unas flores y una blonda con el sello de sus iniciales. Dentro podíamos encontrar una galleta que horneamos la noche anterior adornada con fondant y sus iniciales, en una bolsita decorada con un sello muy especial que diseñé pensando en ellos y sus profesiones. Un toque divertido y desenfadado. ;)


 La mesa dulce junto al photocall fue el toque final, adornado con pompones de los colores que habían destacado en la boda. Pero las princesas no pueden sufrir y para ello, los novios regalaron unas manoletinas geniales.












¡Qué nadie pare de bailar! ¡Y no paramos! 


Gracias chicos, os quiero.



Fotografías de Onsurbe fotógrafos


2 comentarios: